Semana Santa en familia

BIENVENIDAS
marzo 12, 2020
Domingo de Ramos me quedo en casa con Jesús
abril 5, 2020

CELEBRACIÓN DE DOMINGO DE RAMOS

Para la celebración debes realizar los siguientes preparativos:
 Celular con cantos o conexión a internet para buscar canciones (parlantes)
 Distribuir responsabilidades en la celebración: 1 guía y 1 lector/a de la palabra (puede ser otra persona para leer peticiones) 1 persona que bendiga (debe ser bautizado)
 Tener un ramo para ubicar en la puerta de la cada ( o más ramos, idealmente uno para cada integrante de la familia)
 Tener una fuente con agua y una ramita.
 Preparar un altar en un lugar importante de la casa (cruz, ramos, Biblia y un cirio encendido).

GUIA: Querida familia, nos reunimos junto a nuestra Iglesia en el mundo entero que hoy conmemora la entrada de Jesús a Jerusalén y no sólo a ella, sino además a nuestras vidas y a la vida de nuestra familia. Dios está con nosotros en este tiempo de incertidumbre y preocupación ante la pandemia del coronavirus, es un tiempo privilegiado para que con fe digamos ¡Hossana a nuestro salvador! Nuestros ramos serán el signo de nuestro decidido testimonio con una vida llena de frutos para la vida eterna. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Canto: Vienen con alegría

PROCLAMACIÓN DE LA PALABRA:

GUIA: La palabra “Hosanna” en arameo, la lengua de Jesús, que significa “Sálvanos ya” por lo que no se trata de un simple saludo de alabanza, sino además una petición urgente. Nosotros también, unimos nuestra alabanza a la súplica urgente: Señor ¡sálvanos ya! Escuchemos el evangelio.

Lector/a: Lectura del santo Evangelio según san Mateo (21, 1-11)
Cuando se aproximaban ya a Jerusalén, al llegar a Betfagé, junto al monte de los Olivos, envió Jesús a dos de sus discípulos, diciéndoles: «Vayan al pueblo que ven allí enfrente; al entrar, encontrarán amarrada una burra y un burrito con ella; desátenlos y tráiganmelos. Si alguien les pregunta algo, díganle que el Señor los necesita y enseguida los devolverá».

Esto sucedió para que se cumplieran las palabras del profeta: Díganle a la hija de Sión: He aquí que tu rey viene a ti, apacible y montado en un burro, en un burrito, hijo de animal de yugo. Fueron, pues, los discípulos e hicieron lo que Jesús les había encargado y trajeron consigo la burra y el burrito. Luego pusieron sobre ellos sus mantos y Jesús se sentó encima. La gente, muy numerosa, extendía sus mantos por el camino; algunos cortaban ramas de los árboles y las tendían a su paso. Los que iban delante de él y los que lo seguían gritaban: «¡Hosanna! ¡Viva el Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en el cielo!» Al entrar Jesús en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió. Unos decían: «¿Quién es éste?» Y la gente respondía: «Este es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea». Palabra del Señor.

BENDICIÓN DEL AGUA Y LOS RAMOS:

GUÍA: Ahora bendeciremos el agua, que recuerda nuestro bautismo y nuestra dignidad de cristianos. Con ella bendeciremos nuestros ramos.

Quién realizara la bendición hace la oración delante de la fuente con agua y su rama.
Bendito seas, Señor, Dios todopoderoso, que te has dignado bendecirnos y transformarnos interiormente en Cristo, agua viva de nuestra salvación; te pedimos, que los que nos protegemos con el uso de esta agua, sintamos, por la fuerza del Espíritu Santo, renovada la juventud de nuestra alma y andemos siempre en una vida nueva. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amen

GUÍA: Levantemos nuestros ramos mientras reciben el agua bendita. (Quién realizara la bendición rocía agua bendita a los ramos. Luego dice la siguiente oración)
Te pedimos Señor que aumentes la fe de los que tenemos en ti nuestra esperanza y nos permitas a quienes agitamos estas palmas en honor de tu Cristo victorioso, que podamos permanecer unidos a Él para que así demos frutos de buenas obras. Por Jesucristo nuestro Señor.
Todos: Amén.

Canto: Hosanna eh, hosanna ah. (mientras se canta esta canción se puede realizar una procesión por la casa con los ramos).

Para nuestra reflexión:

En la oración de este Domingo de Ramos está toda la Pasión. Comienza con procesión y cánticos de triunfo y alabanzas al Hijo de David, para terminar con el relato de la Pasión y muerte del Señor. Los que aclamaron como Hijo de David a Jesús de Nazaret lo hicieron porque lo veían como un profeta que venía a salvarles; cuando pidieron a Pilato que lo crucificara lo hicieron movidos por los intereses de los jefes y líderes del pueblo, que veían en Jesús de Nazaret a una persona que denunciaba sus hipocresías, su prepotencia y sus egoísmos e intereses políticos y religiosos. Se dejaron convencer y manipular ingenuamente por personas que no buscaban el bien, sino sus propios intereses egoístas. También hoy, nosotros cometemos frecuentemente ese mismo error. Desgraciadamente, no podemos extrañarnos nosotros de la actitud de aquella multitud que se dejó manipular por la charlatanería interesada y corrupta de los jefes y líderes del momento. También a nosotros, los medios de comunicación y los jefecillos y líderes de cada momento nos manipulan hasta tal punto que hechos y opiniones que habíamos considerado siempre justas y razonables, de repente nos parecen anticuadas, injustas y hasta ridículas. Es evidente que la vida progresa, cambia y avanza, pero no es menos evidente que muchos cambios y progresos de nuestros días no favorecen ni enriquecen nuestra vida. Tenemos la obligación de afinar nuestra mente, y nuestro paladar, para no comulgar con ruedas de molino, sólo porque así les interese a los que mandan comercial o políticamente. No pasemos tan fácilmente del ¡Hosanna al Hijo de David! al ¡Crucifícalo!

PETICIONES:

1.- Por la Iglesia, que en estos días santos estemos dispuestos a dejar entrar a Dios en nuestra vida, para que nos fortalezca y convierta a su evangelio. Roguemos al Señor.
Todos: Escúchanos, Señor, te rogamos.

2.- Que en este tiempo de pandemia volvamos la mirada a Dios y nos ayude a crecer en la paz y reconciliación mutua. Roguemos al Señor.
Todos: Escúchanos, Señor, te rogamos.

3.- Por las personas que más sufren a causa de la guerra, el odio y esta pandemia con sus consecuencias económicas, sociales y personales. Roguemos al Señor.
Todos: Escúchanos, Señor, te rogamos.

4.- Por cada uno de nosotros y nuestra familia, que este sea para nosotros un tiempo de gracia y renovación. Roguemos al Señor.
Todos: Escúchanos, Señor, te rogamos.

5.- Que el Señor fortalezca y proteja a las personas que trabajan en esta crisis sanitaria del coronavirus, especialmente al personal médico. Roguemos al Señor.
Todos: Escúchanos, Señor, te rogamos.
Se pueden añadir otras intenciones que la familia desee.

GUIA: Oremos juntos a Dios con el padre nuestro: Padre nuestro, que estás en el cielo…
GUIA: La madre de Jesús estuvo en todo tiempo con su Hijo, acompañándolo incluso en la cruz, por eso, la saludamos a Ella, diciendo: Dios te salve María, llena eres de gracia
GUIA: El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
Todos: Amén.
GUIA: Concluimos nuestra oración cantando a la Madre de Jesús.

Canto: Auxiliadora de Don Bosco

¡Oh Beata Laura Vicuña!

Tú que seguiste heroicamente
el camino de Cristo,
acoge nuestra confiada plegaria.

Alcánzanos de Dios las gracias
que necesitamos…
Y ayúdanos a cumplir
con corazón puro y dócil
la voluntad del Padre.

Otorga a nuestras familias
la paz y la fidelidad.
Haz que también en nuestra vida
como en la tuya
resplandezca una fe firme,
una pureza intrépida, y
la caridad atenta y solícita
para el bien de los hermanos

Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *